En Chile, el 28 de Julio se celebra el Día del Campesino, iniciativa que surge a partir de las mismas organizaciones del campesinado, como una forma de rescatar el legado de las leyes promulgadas en 1967 por el gobierno de Eduardo Frei Montalva: Ley 16.640 de Reforma Agraria y Ley 16.625 de Sindicalización Campesina. Ese mismo día, el 28 de julio de 1967, los campesinos chilenos lo asumieron como su Día Nacional, lo que se oficializó por ley recién en 1972, siendo feriado legal hasta su derogación en 1981.

¿Quiénes son las campesinas y los campesinos de Chile?

En Chile, existe el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), el cual según sus datos atiende a un 88% de la población de la Agricultura Familiar Campesina (AFC). La caracterización de la AFC se desglosa en lo siguiente:

  • 55% hombres y 45% mujeres.
  • 37% de la población pertenece a un pueblo originario.
  • Edad promedio de 56,3 años, con sólo un 6% menor de 35 años.
  • Bajo nivel educacional, donde un 47% no ha completado la enseñanza básica o preparatoria.
  • Son parte de hogares de tamaño reducido: con un promedio de 2,9 miembros por hogar; donde 15% de los hogares son unipersonales.
  • Constituyen una población muy vulnerable: 63% pertenece al percentil 40 de la Calificación Socioeconómica (CSE) del Registro Social de Hogares (RSH).
  • Su ingreso total mensual es en promedio $375.000, bordeando la línea de pobreza según CASEN.
  • Viven mayoritariamente de la agricultura y actividades conexas por cuenta propia, las cuales aportan el 64% del ingreso total del hogar.
  • Acceden a un promedio de 10 has de tierra, con una heterogeneidad pronunciada (16% accede a menos de 1 ha, 55% a menos de 5 has y 90% a menos de 25 has).
  • La producción agrícola representa el 69% del Valor Bruto de la Producción, la ganadera el 22%, las actividades conexas el 6% y la actividad forestal el 3%.
  • Los cinco productos más importantes que producen son: las papas (13% de los usuarios), el trigo blanco (8%), la ganadería bovina de carne (6%), la ganadería ovina de carne (6%) y la producción de leche bovina (4,5%).
  • Una minoría formaliza su actividad: sólo 22% tiene iniciación de actividades.
  • 37% realiza labores en forma mecanizada. Sólo un 6% utiliza computadora.
  • La forma de venta más frecuente del producto principal es en el predio (51% directamente al consumidor; 19% a intermediarios). Con menor frecuencia, se vende en ferias municipales o locales (13%), a agroindustrias (6%), a feriantes (6%), a pequeños comercios (5%), a mercados mayoristas (3%), a exportadores (2%), a restaurantes u hoteles (0,5%), a supermercados (0,3%) y a entidades públicas (0,2%).

 

¿Cuáles son las problemáticas que enfrentan?

Según la Vía Campesina, organización internacional conformada en 1993 por campesinas y campesinos de cuatro continente, las luchas a las cuales se enfrentan actualmente el mundo campesino, se resumen en:

  1. Defensa de la soberanía alimentaria, lucha por la tierra y reforma agraria.
  2. Promoción de la Agroecología y defensa de las semillas locales.
  3. Promoción de los derechos campesinos y la lucha contra la criminalización de campesinas/os.

Esto debido a la creciente imposición de paradigmas financieros y de mercado sobre todos los aspectos de la vida, aceleramiento del extractivismo – entendido como la agricultura, ganadería y pesca industrial; la minería a gran escala; los megaproyectos, como las represas hidroeléctricas, paneles solares a gran escala, el turismo, y proyectos de infraestructuras – y al acaparamiento masivo de los territorios y el cambio de uso de los suelos. A esto se suma la concentración de capital, condiciones de mercado, y las crisis alimentaria, climática, ambiental, económica y democrática a la que estamos enfrentandas/os.

En Chile, al igual que el resto del mundo, los pueblos que deciden defenderse y resistir a este modelo de «desarrollo», se ven expuestos a una fuerte criminalización que lleva a procesos judiciales, encarcelamientos, violencia por parte de fuerzas de seguridad estatales o privadas e incluso asesinatos. Si bien el gobierno debería proteger a los pueblos de estos atropellos, son más bien parte del paradigma de crecimiento continuo desde donde amparan la creciente mercantilización de tierras y aguas que favorecen el acaparamiento; políticas que favorecen la privatización de los mares y las aguas continentales; la privatización de las semillas mediante patentes y derechos del obtentor y políticas agrarias y pecuarias que favorecen la producción a gran escala. Estas políticas son reforzadas en el marco de los Tratados de Libre Comercio y los Tratados de Protección de Inversiones.

 

¿Cómo siendo consumidoras/es podemos apoyar al mundo campesino?

No tenemos respuestas absolutas a esta pregunta, no obstante creemos que hay acciones que podríamos realizar:

  • Cuestiónate, infórmate y edúcate.
  • Apoya al mundo campesino a través de la compra local y de productos de temporada
  • Evita en lo posible a los intermediarios.
  • Conoce a las campesinas y campesinos de tu territorio.
  • Promueve en tu entorno y autoridades locales la necesidad de mercados locales, canales de distribución propios y campañas de consumo responsable y consciente.
  • Apaga la televisión.

 

REFERENCIAS