Esta iniciativa se siembra en mayo del presente año, donde Cooperativa Minka, junto al departamento de Juventudes de la Municipalidad de Quillota y CEI Los Paltos, aunamos fuerzas para conocer y vincularnos con los/las estudiantes de talleres laborales de CEI Los Paltos, generando una propuesta que permita mejorar sus habilidades y oportunidades laborales.

Situación laboral de personas en situación de discapacidad

A modo de contextualizar, el II Estudio Nacional de la discapacidad realizado por SENADIS el año 2015 revela que el 61,2% de las personas en situación de discapacidad entre los 18 y 29 años se encuentra empleada, dicha realidad difiere a la experiencia laboral de los/las estudiantes que han egresado del establecimiento educacional, quienes por diversas condiciones no logran ingresar y mantenerse en el mercado laboral, ya sea de modalidad dependiente o independiente, encontrándose en situación de exclusión socio laboral y pobreza.

En esta cruda realidad, alejada de lo que vemos en las noticias, donde las políticas laborales para personas con discapacidad aún son deficientes y como sociedad observamos y seguimos avanzando sin ellos. En este contexto iniciamos viaje en la búsqueda de oportunidades que les permitan a los/las estudiantes escoger las semillas para sembrar su futuro, el cual comprendemos desde una mirada ecológica, en la cual el bienestar e inclusión socio laboral de los/las estudiantes no solo depende de ellos, sus familias y el colegio, sino que involucra a múltiples sistemas incluida la sociedad civil y el Estado, como garante de derechos a la participación laboral efectiva.

Sembrando la semilla en CEI Los Paltos

Partimos esta experiencia invitando a los/as estudiantes a un encuentro en su colegio, usamos su espacio para que ellos se sientan cómodos y familiarizados. Participaron 8 alumnos del primer encuentro, a los cuales se fueron sumando cada semana llegando a un total de 12 socios/as, quienes fueron conociendo y comprendiendo que una cooperativa era trabajar juntos si tomaban la decisión de hacerlo y nos organizábamos.

La semilla ya está sembrada, la tierra donde fue sembrada es la población Los Paltos en Quillota, son los socios y socias de la cooperativa, la comunidad escolar, los vecinos de la población, el Departamento de Juventudes, la Cooperativa Minka, somos la sociedad la que da el sustrato para que la semilla germine.

La semilla es la cooperativa escolar inclusiva, como alternativa de emprendimiento colectivo que permite mejorar las posibilidades de ingreso al mercado laboral desde un enfoque colaborativo e inclusivo.

Germinando la semilla cooperativa

Vamos regando esta semilla gota a gota, ya que no son nuestros tiempos, ni los tiempos del sistema, son los tiempos que necesitan los socios/as para adaptarse a este nuevo modelo, apropiarse de esta oportunidad, reconocerse como protagonistas de este cambio, donde él y la joven con discapacidad, no es un ser pasivo, sujeto de caridad, cambiando el paradigma asistencialista por un modelo cooperativo que incluye y valoriza el potencial humano en vez de la carencia, el diagnóstico o la deficiencia.

En la primera etapa los/las estudiantes pasaron de alumnos/as a socios y socias, se decidieron y tomaron esta oportunidad. Nos reunimos cada semana y logramos organizar una primera venta de baratillo, para juntar dinero, cada uno/una tenía un rol, tareas compartidas, todos/as participamos y fue evaluada como un éxito entre los socios/as.

La actividad fue publicada en El Mercurio de Valparaíso a través de una nota gestionada por el Departamento de Juventudes, lo cual nos permite difundir esta semilla, la cual continuaremos regando ya que sabemos que si trabajamos juntos/as seguiremos creciendo.

Aún tenemos múltiples desafíos en organización, producción, implementar redes para visibilizar nuestro trabajo y obtener clientes, es el tallo y crecimiento de nuestra semilla, el cual invitamos a abonar, regar y observar, de todos/as depende el sustrato de su crecimiento para que logremos disfrutar sus flores y frutos.